Protocolo y etiqueta | Cursos de protocolo

Las buenas maneras, los modales exquisitos y el conocimiento de la etiqueta social nos pueden abrir muchas puertas

curso de protocolo

La tendencia errada a creer que estas "artes" solo son necesarias en ciertos círculos sociales es un gran error, el saber estar y los buenos anfitriones no son potestad exclusiva de la alta sociedad.

Recibir en casa

Las relaciones sociales y comerciales muchas veces están más entrelazadas de lo que podríamos llegar a creer y ser un buen anfitrión, con conocimientos de las reglas de protocolo proyecta una imagen de confianza y minuciosidad a los demás; que de esta manera nos perciben como personas fiables y con habilidades sociales aptas para el desarrollo en el plano empresarial.

Pongámonos, por ejemplo, en la siguiente situación: somos conscientes de que estamos nominados como candidatos a un ascenso -en este caso organizar una pequeña reunión en casa con los invitados adecuados podría ser una oportunidad de oro para "vender" tu imagen-, pero para demostrar nuestras capacidades para relacionarnos y nuestra idoneidad es importante conocer a fondo las reglas del protocolo y la etiqueta social para así ponerlas en práctica y proyectar la imagen deseada ante nuestros invitados.

Reuniones de fin de semana

Si para afianzar nuestras relaciones hemos decidido organizar una reunión de fin de semana, es importante tener en cuenta algunas reglas básicas.

La casa debe estar perfectamente organizada y preparada para recibir invitados, el orden y la limpieza son fundamentales, así como tener las habitaciones bien ventiladas, con la ropa de cama y toallas recién lavadas y prestas para ser utilizadas. Un error que se suele cometer en estas invitaciones es una sobrecarga de programación de la agenda. Esto es totalmente contraproducente, ya que lejos de relajar y dar lugar a conversaciones distendidas, crea un clima de stress y obligación en nuestros agasajados. Sí se deben proponer algunas actividades ligeras, a gusto de la mayoría de los invitados, pero dejando claro que es opcional y que aquellos que lo deseen pueden optar por el descanso y el relax.

En cuanto a las comidas es importante no repetir menús y tratar de optar por combinaciones que sean del gusto de todos; procurando siempre que por agradar no se caiga en el caos ni se sobrepase el presupuesto. Con respecto a los niños pequeños, es de buena educación que saluden a los invitados, pero no deben permanecer en las comidas y cenas de los adultos, a menos que los invitados también asistan con niños y en ningún caso de les debe dejar a solas con los más pequeños ya que esto provocaría una sensación de responsabilidad y compromiso que puede ser contraproducente para la relación.

Los demás aspectos están relacionados con el gusto de cada uno, pero si seguimos estos prácticos consejos la reunión puede resultar un éxito.

Otros artículos que te pueden interesar: